Una jornada técnica aborda el tratamiento de la polilla del racimo en viñedo con el uso de feromonas

Más de una veintena de viticultores y propietarios de viñedos de Montilla-Moriles asistieron ayer a una jornada técnica para el tratamiento de la plaga de la polilla del racimo, recomendable para cultivos ecológicos. La técnica se basa en una estrategia de control de la plaga mediante el uso de feromonas, difusores de confusión sexual y estudios del estado de parcelas a través de un sistema de información geográfica. El objetivo de esta jornada es favorecer la implantación de este método en los viñedos de la denominación de origen Montilla-Moriles