Las mujeres reivindican su espacio en el mundo de la bodega

Tres alumnas del ciclo de vitivinicultura del Emilio Canalejo han trabajado desde el pasado verano junto a la bodegas y lagares de Moriles y Montilla, con un doble objetivo. Por un lado se trata de incidir en la capacitación profesional de las participantes, en el mundo de la enología, pero también de demostrar que el colectivo femenino tiene un hueco en un sector, tradicionalmente reducido al ámbito masculino. Es un proyecto que pretende favorecer la integración laboral de la mujer en las bodegas, cuyos resultados se han presentado hoy en Moriles.