Agricultura y construcción resisten la crisis mientras que industria y servicios elevan las cifras del paro

Por segundo mes consecutivo, las cifras de desempleo muestran en Montilla la realidad más dura de la crisis que vivimos desde mediados de marzo. Tras la finalización de abril 131 personas han pasado a formar parte de las listas del SAE como demandantes de empleo. Con este nuevo incremento, el paro afecta ya a 2310 personas. Es un dato que evidencia las enormes dificultades a las que habrá que hacer frente en los próximos meses. Los datos que hemos conocido devuelven las cifras del paro a los mismos valores que se registraban en el municipio al comienzo del último trimestre del año 2016.

video

La crisis golpea especialmente a dos sectores que acumulan hasta 144 altas como desempleados. El más golpeado es el de servicios, que tradicionalmente suele tener un repunte en esta época del año, con la campaña de Semana Santa. En abril 81 personas perdieron su empleo, tras el cierre de comercios y establecimientos de hostelería. Este dato es todavía peor, porque sólo en marzo se destruyeron otros 119 empleos en este sector. La industria también sufre de manera significativa la medidas decretadas con el Estado de alarma. 63 personas han perdido su empleo en abril, unidas a las 37 que ya lo hicieron en marzo. Ambos están siendo los dos sectores que más están sufriendo los efectos de la crisis.

En estos últimos dos meses, agricultura y construcción moderan las cifras del paro, con un descenso del índice de desempleo en abril. Especialmente significativo es el ámbito agrícola, como único sector económico en el que hay menos parados desde el inicio de la crisis. En el caso de la construcción, tras la paralización de la actividad en marzo con una subida muy importante del número de desempleados, también desciende el paro en abril como dato positivo.

Cabe esperar que la reactivación económica tras las medidas de desconfinamiento, modere la curva ascendente que muestra el índice de desempleo en nuestro municipio en mayo. Aún así, las próximas semanas serán complicadas en el plano laboral, hasta que la normalidad vaya llegando a todos los sectores económicos, con la reactivación del consumo entre la población.