El comedor social de San Juan de Ávila de Montilla que gestiona el Centro Diocesano de Córdoba ha planteado un nuevo modelo de ayuda a las personas más vulnerables y necesitadas de la localidad con motivo del Estado de Alarma. Las voluntarias de este servicio caritativo han puesto en marcha un proyecto que permite ofrecer un plato de comida diario a las vecinos con menos recursos, sin necesidad de que el usuario permanezca en las instalaciones del comedor, sede de Cáritas, durante el tiempo que transcurre el almuerzo.

video

El objetivo es garantizar la prestación integral de una ayuda que se hace más imprescindible, si cabe, durante este periodo de confinamiento y hacerlo siempre bajo unas “estrictas medidas de distancia social, higiene y limpieza” con el fin de afianzar la seguridad y la salud tanto de los usuarios como del gran equipo de personas que, de forma voluntaria, dedica su tiempo libre a este proyecto solidario

Como consecuencia de la crisis sanitaria, la demanda de este servicio social ha aumentado de forma significativa en Montilla. Si durante los últimos meses, el comedor de San Juan de Ávila venía ofreciendo un menú diario compuesto por dos platos y un postre a una media de 25 personas de la localidad, a raíz del Estado de Alarma, se ha registrado un repunte en el número de usuarios por encima del 40%. Actualmente, se preparan platos de comida para más de 42 personas y todo apunta a que esta tendencia irá creciendo durante los próximos meses.

Comedor Social San Juan de Ávila
Comedor Social San Juan de Ávila

 

Ante este difícil panorama, el servicio de ayuda social, que ofrece el Centro Diocesano bajo la coordinación de su directora, Hermana Manoli Andrade, se refuerza y se reinventa; todo sea por aliviar las necesidades de las familias más desfavorecidas de Montilla.

La actividad solidaria en el comedor comienza a primeras horas de la mañana. Organizados por turnos, los voluntarios y voluntarias se desplazan hasta la cocina de este servicio e inician las tareas para la elaboración del menú correspondiente, sin olvidar, la preparación de los bocadillos con bolsas de fruta que también se ofrecen a los usuarios para la cena.
Una vez terminada la elaboración del menú completo, se procede al envasado de la comida en recipientes adecuados y se deposita en las bolsas donde aparece identificado el nombre de cada usuario. Se abren las puertas del comedor, justo antes del mediodía, y se procede al reparto de los alimentos. Es uno de los momentos más gratificantes del día.

Los menús se elaboran, diariamente, de forma natural y casera, siguiendo la indicaciones de un profesional en nutrición que ofrece pautas para garantizar que la alimentación sea sana y saludable.Según las voluntarias, se suelen preparar “platos decuchara porque esto es lo que más gusta a losusuarios, aunque también se elaboran, otras propuestas de menús con ingredientes más frescos como ensaladas, ensaladillas, salmorejo, salpicón, sobre todo, durante el verano”.

Comedor Social San Juan de Ávila
Comedor Social San Juan de Ávila

 

El comedor social de San Juan de Ávila abrió sus puertas en septiembre del año 2015 y desde entonces, viene prestando una gran ayuda a las personas más necesitadas. La gestión del centro se realiza siguiendo los criterios que determinan los técnicos de los Servicios Sociales de Montilla.

La financiación del servicio es posible gracias a las aportaciones de Fundaciones Sociales, instituciones, empresas y personas a título individual que realizan colaboraciones con este proyecto mediante la donación de alimentos y recursos económicos

La vocación de este comedor es de servicio y atención humana al más débil y necesitado. Por eso, sus puertas siempre estarán abiertas para aliviar a los más desprotegidos.

 

#EsteVirusLoParamosUnidos #JuntosLoConseguiremos

SIGUE EN DIRECTO MONTILLA TELEVISIÓN AQUÍ